18 abr. 2009

Once minutos.


"Mi objetivo es comprender el amor. Se que estaba viva cuando amé, y se que todo lo que tengo ahora, por más interesante que pueda parecer, no me entusiasma.
Pero el amor es terrible, he visto a mis amigas sufrir, y no quiero que eso me suceda a mi. Ellas, que antes se reían de mi y de mi inocencia, ahora me preguntan como consigo dominar a los hombres tan bien. Sonrío y callo, porque sé que el remedio es peor que el propio dolor: simplemente no me enamoro. Cada día que pasa veo con más claridad qué frágiles son los hombres, inconstantes, inseguros, sorprendentes(...)
Aunque mi objetivo sea comprender el amor, y aunque sufra por culpa de los hombres a los que entregué mi corazón, veo que aquellos que tocaron mi alma no consiguieron despertar mi cuerpo y quienes tocaron mi cuerpo, no consiguieron llegar a mi alma'

'Si tengo que ser fiel a alguien o a algo, en primer lugar tengo que ser fiel a mi misma. Si busco el amor verdadero, antes tengo que cansarme de los amores mediocres que encuentre. La poca experiencia de vida que tengo me ha enseñado que nadie es dueño de nada, todo es una ilusión, y eso incluye tanto los bienes materiales como los bienes espirituales. Aquel que ya perdió algo que daba por hecho (algo que ya me ocurrió tantas veces) al final aprende que nada le pertenece.
Y si nada me pertenece, tampoco tengo que perder mi tiempo cuidando cosas que no son mías; mejor vivir como si hoy fuese el primer día (o el último) día de mi vida'

'Durante toda mi vida he entendido al amor como una especie de esclavitud consentida. Es mentira: la libertad sólo existe cuando él está presente. Aquel que se entrega totalmente, que se siente libre, ama al máximo. Y el que ama al máximo se siente libre. Por eso, a pesar de todo lo que pueda vivir, hacer, descubrir, nada tiene sentido. Espero que este tiempo pase de prisa, para poder volver a la búsqueda de mi misma, bajo la forma de un hombre que me entienda, que no me haga sufrir.
¿Pero que tonterías estoy diciendo? En el amor, nadie puede machacar a nadie, cada uno de nosotros es responsable de lo que siente, y no podemos culpar al otro por eso.
Me senti herida cuando perdí a los hombres de los que me enamoré. Hoy, estoy convencida de que nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie.
Esa es la verdadera experiencia de la libertad: tener lo más importante del mundo, sin poseerlo.

'Él es un gran hombre, y un artista: tiene la obligación de saber que el gran objetivo del ser humano es comprender el amor total. El amor no está en el otro, está dentro de nosotros mismos, nosotros lo despertamos. Pero para que despierte necesitamos del otro. El universo solo tiene sentido cuando tenemos con quien compartir nuestras emociones'

P.C

No hay comentarios:

Publicar un comentario