20 abr. 2009

Mejor amigo.


Más de una vez quisiste bajar tus alas, porque te has sentido solo y te ha costado reconocer que las personas pueden fallar, y que detrás de ese antifaz puede no estar la persona de ese cuento de hadas que vos tanto deseabas. Pero para todo lo bueno hay que esperar, por eso te digo que nunca te rindas, que si te caíste, quiero que te vuelvas a subir. Por eso tenes que seguir en pie, con tus alas en alto, pero no solo, sino con esas personas que siempre están. Aquellas que SI valen la pena, aquellas que en lo más oscuro siempre tienen su luz y que por vos darían su vida, esas personas que son tus verdaderos ángeles de vida, te amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario