22 abr. 2009

Destiny


La vida es como tirar una moneda al aire, si. Es impredecible. Nunca sabes que es lo que tenes destinado, no sabes que lado te va a tocar y eso es lo que muchas veces nos produce miedo, angustia. Tiene que ver con arriesgar o no, tiene que ver con jugarse y animarse a sufrir, o quedarse quieto sin perder nada, pero con miedos y dudas para siempre.
Si somos serios y hablamos con coherencia, tengo que decir que pertenezco al grupo de los que se quedan sentados. Si, por más que me pese admitirlo, soy así y no hay vuelta atrás. Me gusta que las cosas vengan a mi, que alguien se arriesgue por mi (si es el alguien que yo quiero mucho mejor), me gustaría sentir esa cosita de que alguien se arriesgó a sufrir, no se, eso mágico de que alguien sienta un amor tan grande como para jugarselas. Ojo, también he pensado en dar unos pasos yo, para ver cuan firme está el camino… a quien quiero engañar? Al primer paso que doy, retrocedo dos. Pero bueno como les decía, en esos momentos de pensar en avanzar he tenido muchísimas cosas en la cabeza y no he sabido elegir, no puedo distinguir. El solo hecho de pensarlo me aterra, me da miedo saber que puedo perder lo que ya tengo por ir en busca de más. Y sinceramente a vos te digo: no quiero perder lo poco que pude conseguir hasta ahora.
Aja, habíamos dicho que la moneda tenía dos lados no? Uno sería ese, el de perder lo que conseguí por haberme arriesgado y haber fallado (una vez más) y otro sería que termine todo como en un cuento de hadas: la princesa y el príncipe; él, más bueno que el pan, más tierno que un peluche y tan dulce que empalaga. Ella, feliz con su amor, agradecida de haberse arriesgado, y más enamorada que Julieta de Romeo. Que difícil… Me quedo con la segunda opción obviamente, pero con preferir eso no hago nada, el problema es conseguirlo, es un gran problema. Esto de las monedas me volvió loca, que si cae del lado que querés, que si cae del lado que no te hace bien, que si se queda parada y tenes que seguir esperando para elegir que hacer…
Te doy un consejo, es mejor guiarse por lo que sentís y escuchar lo que tus latidos dicen, que andar buscando métodos estúpidos para escaparle al destino.

1 comentario:

  1. Me encantan tus entradas.
    Gracias por leer mi blog !
    Un besote enormee :D

    ResponderEliminar