17 abr. 2009

Choose.

Ya hablé, pensé y discutí conmigo misma, con gente que me entiende y con la que no también, con la almohada y el colchón, con absolutamente todo y a la vez con la nada misma. Ya está, fue mucho tiempo de pensar en que hacer o que no hacer. Pero llega un momento que pensar pensar y pensar no sirve de nada, hay que actuar. Actuar para bien o para mal, pero actuar. Hacer, no dejarse estar y sobre todo aprovechar el
derecho a elegir que tenemos. Porque si, porque me hace mal, porque alguna vez en mi vida le tiene que ganar la razón al corazón. Quiero ser un poco racional y dejar de lado ese lazo que me une, que nos une. Qué es lo que pasa? que cuando te das cuenta de que te estás chocando con la misma pared, te cansas. Y si, porque cansa estar mal, cansa no poder disfrutar de las cosas más simples, cansa perderse de tanto por una sola persona. No es que quiera echarle la culpa de mis cosas a otro, estoy totalmente de acuerdo en que la culpa es mía, solamente mía. Si le di importancia en mi vida fue porque yo decidí hacerlo. Pero así como en su momento le di esa importancia hoy se la saco (o por lo menos lo intento). No se si cambiar está bien, pero no me pienso quedar con la duda. Porque en todo caso de eso se trata la vida no? de probar, de buscar, de intentar encontrar un camino, una ruta, un desierto, algún lugar, sea el que sea, para poder ser felices. Se trata de eso, de deshacernos de todo eso que ponga palos en la rueda y ni hablar de esas personas que por quererlas tanto nos robaron una parte de nosotros (por lo menos en mi caso). No se si va a estar bien o mal lo que quiero hacer, pero ojala que dentro de un tiempo pueda decir que fue lo mejor, lo mejor que pude haber hecho, para que todo termine aunque sea con una sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario