20 may. 2009

SER.


Soy de esas que sigue llorando cuando se lastiman, y más aún cuando la lastiman. Soy de esas que habla con su almohada y muchas veces cumple el rol de mejor amiga. Me gusta pensar las cosas y escribir sobre lo que pienso, amo leer y admirar el talento de que me hagan sentir reflejada en un texto, en una palabra, en una oración. Debo confesar que todavía sueño con el principe azul, la princesa, y el castillo. Que amo dormir con peluches, porque no me siento sola y me siento protegida. Que le tengo miedo a la oscuridad y a las tormentas, que lloro mirando comedias románticas y me deshidrato viendo dramas románticos. Que me he caido y he tenido que aprender a levantarme en un abrir y cerrar de ojos. Sin dudas, debo decir también que sueño con casarme, tener una casa grande, la familia, y el perro. Tengo que decirles que más de una vez lloré por amor, pero considero que no sé si he estado enamorada. Más de una vez sufri por un chico, por ser rechazada, por el 'no' y les juro que hasta por el 'si'. Tengo que contarles que mi mayor sueño es recorrer el mundo, ser una aventurera, aprender de cada cultura, hablar mil idiomas y tener fotos en cada maravilla del mundo.
Me considero una soñadora compulsiva, ilusa, ingenua y audaz también. No me siento igual a los demás y es por eso que me gusta mi vida asi: tal cual es.
Amo esta etapa de la adolescencia y me gustaría que no termine nunca, en esta edad aprendemos a querer, a amar, valoramos cosas que tal vez nunca supimos valorar. Nos sentimos un poquito más grandes, con más obligaciones. Es verdad que también surgen problemas, malos entendidos, desamores. Pero a quien no le gusta sentir el cosquilleo de ser un adolescente y tener las hormonas más vivas que nunca?
Es ahora cuando tenemos que disfrutar, ser, soñar, caernos y levantarnos, aprender, creer, crecer, reir y llorar, saber mirar los errores y aprender de ellos mismos. Es hoy el dia para jugarse, arriesgarse, perder la verguenza y ganar coraje. Aprovechemos a hacer cosas que con veinte años más no las hacemos ni ahí. Basta de prejuicios y de dejarse estar, no es tan díficil, ni tan enredado.
Solo tenemos que ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario