16 jun. 2009


Nadie sabe entender que quiero amanecer porque amaneces, que quiero anochecer porque anocheces, que quiero sonreir porque sonries, que entre tus brazos soy un alma libre, que tus palabras son mi relegión, mi luz, tu voz, mi aire, tu olor, que la luna está ocupada por aquel letrero en alza, que subiste con tus labios para que siempre al mirarla supiera que piensas en mi. Nadie sabe entender que quiero darte cada segundo, que quiero crear contigo un mundo en el que nadie nos impida, nos aleje o nos prohiba, en el que nadie juzgue lo que merece la pena o no por alguno de los dos, en el que el tiempo no decida que te vayas o me vaya, en el que sepas que cada trozo de mi vida, cada gesto, cada risa es para tí. Me pierdo al escribir... y es que te necesito tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario