25 nov. 2009

Me aceptaste como un cero izquierdo y sin valor. Me peleaste sin nada a tu favor. Con la suavidad con la que se mueve un rumor. Como el paso de un anciano con paciencia de artesano, me salvaste... suavecito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario