4 jul. 2010

Es que... tal vez, él no queria que le dieramos el corazón; tal vez él queria solamente una sonrisa y nosotras, exageradas como siempre, le dimos el corazón.
Es muy posible que él buscara simplemente una oreja pequeña y bien formada para contarle sus penas, para darle algunas veces las palabras que exceden al recipiente... y nosotras,exageradas como siempre, le dimos nuestra vida.
Es posible que él buscara la suavidad de nuestra piel para sembrar en ella unos luceros que subitamente le crecieron en la sangre... y nosotras, exageradas como siempre, le dimos nuestra sangre.
Quizá quería tener cerca nuestro silencio para poder pensar que estaba acompañado... y nosotras, exageradas como siempre, le dimos todos nuestros pensamientos.
¿Acaso no es cuando no damos nada, cuando mas recibimos de un hombre?
¿Acaso no es cuando le damos solamente un poco de nuestra piel, cuando recibimos todo de él, su piel, sus nervios, sus músculos tirantes, su clamor y su hoguera?
¿Acaso no es cuando le damos solamente el silencio cuando recibimos su grito y su llamado, su pedido de rodillas, su lamento estremecido atravesando las montañas, los valles, los rios del universo?
¿No es cuando le dejamos en ristre la duda, que nos ofrece todas las certezas, nos promete la luz, el agua, las estrellas?
Y, cuando vamos por nuestro camino, sin detenernos, él estira sus manos y quiere llevarnos a su camino, dejarnos transitar por él, mostrarnos el puerto de donde todo parte.
Y cuando no lo vemos, quiere que lo miremos.
Y cuando no lo amamos, quiere amarnos y hace lo imposible para que dejemos caer sobre él una gota de amor pequeña y transparente como una lágrima.
Y sus manos son nido cuando no somos pájaros.
Y su ternura es vino cuando no somos cántaro.
Y su pasión es llama cuando no somos leña.
Y su cariño es un millón de luciérnagas cuando no somos noche.
Y su presencia es sol cuando no somos cielo ni dia ni le pertenecemos.
Un hombre es un hombre cabal, entero, valeroso y generoso solamente cuando lo obligamos a luchar sin tener la certeza del triunfo.
Cuando nuestro jardín esta sin siembra, él quiere recoger las rosas.
Cuando el muro es resbaloso y alto, él quiere treparlo y llegar hasta el final para ver lo que hay del otro lado.
Porque lo que verdaderamente quiere un hombre es conquistar la plaza que no se rinde nunca, es alcanzar la palabra que no fue pronunciada, es cortar las violetas que no fueron sembradas, es devorar el pan que jamás fue amasado, es escuchar la música que no fue compuesta, ni tiene aun la melodia nacida.
Lo que un hombre quiere es ser niño cuando lo necesitamos hombre del todo,cabalmente hombre. Y ser hombre cuando inventamos para él un parque con una calesita y un montón de hamacas. Y busca que riamos como un sonajero, cuando la tristeza amenaza el alma y una pequeña caricia de su mano serviría para disipar las sombras y las dudas.
Y quiere que volemos cuando él mismo ha cortado nuestras alas.
Y quiere que tengamos los colores del arco iris cuando se ha encargado de borrarlos y dejarnos en blanco y negro, como una vieja fotografia de la desolación.
Y odia nuestra felicidad aunque sea él quien la haya provocado, porque la felicidad de los demás no lo hace feliz, como él pregona... Le provoca malestar, inseguridad, celos...
Es por eso que no sé, verdaderamente, no sé de quien nos enamoramos las mujeres, si de un hombre o de la idealización del hombre que tenemos en nuestra mente. Si de un hombre o de la imagen nuestra que vemos reflejada en el espejo de nuestro propio corazón .Y creemos que le teme a la soledad... pero él lo que ama en verdad es su soledad, y es eso lo que defiende como una brava fiera...

Porque tal vez lo que un hombre verdaderamente teme ,es perder su soledad... Esa soledad que le hace sentir que nadie va a cambiarlo, que es él mismo... Y que un hombre no se da ni se comparte.

3 comentarios:

  1. ¡Guao! Osea..captaste todo, absolutamente todo. Leo todo y lo siento tan cierto, me encanta,pero yo creo que el hombre no teme perder su soledad...

    ResponderEliminar
  2. Hola Yani! Recién encontré tu blog (no preguntes cómo pq no rec) y decidí seguirte por el título

    Esto q escribiste aquí, si fuite tu la autora, te felicito. Muy profundo, muy acertado.

    Mi Blog no es como el tuyo, pero a veces me entra la musa y sólo para sacarme algo en el pecho escribo sin ton ni son. Ojalá puedas seguirme!

    solaile.blogspot.com

    Gracias!
    Mari

    ResponderEliminar
  3. buen texto de Poldy Bird!!!! el libro "mariposas encerradas en mi" tiene muchas otras reflexiones al estilo... Lo recomiendo mucho mucho... ami me encantooo!
    Saludos

    ResponderEliminar