16 abr. 2010

Luego de atravezar situaciones determinantes o de tomar decisiones, por mas mínimas que sean, después de sacarse un peso de encima, luego de vivir cosas que nunca habíamos vivido, nos sentimos así: PLENOS.
Al fin y al cabo ¿La vida no es eso? empezar algo, desarrollarlo y terminarlo, para luego volver a otro principio y ser capaces de sentirnos satisfechos por aquello que hicimos, pensamos, dijimos o sentimos (P L E N I T U D)
A caso ¿No estamos abiertos a nuevas sensaciones todo el tiempo? La vida nos tienta a ir descubriendo experiencias que renuevan nuestras ganas de vivir y que hacen que nuestra capacidad de asombro permanezca intacta, que no se pierda..
Constantemente nos encontramos sintiendo cosas nuevas; Aprendemos a qué sabe un beso, entendemos que aceptamos a aquella loca amiga porque simplemente: la queremos. Conocemos a las cosquillas que invaden nuestro estómago cuando él (o ella) llega. Descubrimos la extraña sensación de saber que no quisimos de igual manera a nuestro antiguo amor que a nuestro nuevo amor... Sentimos la magia que se siente cuando un sueño está cerca, somos capaces de mantener la esperanza y el entusiasmo e infinitas cosas que tenemos a nuestro alcance para sentirnos VIVOS.
Con el paso del tiempo, nuestros YO se van adaptando a nuestros DONDE, a nuestros QUIENES, hacia donde vamos y con quien o si quien.. porque eso tambien es importante: EVERY ENDING IS A BEGINNING. Saber desprenderse, decir adiós: a vos, a él, a ellas, a esos lugares, a esos tiempos, a ese yo que queda atras.. Y esa nueva vida que te dice Buen dia! lo único que quiere es que le digas Bienvenida! porque de eso se trata, de: crecer.
Todo esto es lo que me hace ver a la vida como algo mágico, esa capacidad que tiene para llevarnos y traernos.. En fin, eso es lo que me hace sentirme plena.. todos los días me siento así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario